Las creadoras de esta solución alimenticia fueron las ganadoras del concurso interliceos del Centro de Emprendimiento Colbún (CEC) en la Provincia del Biobío. Esta semana las estudiantes de 3er año medio estuvieron en Santiago conociendo el ecosistema de emprendimiento de la Región Metropolitana, visitando diferentes organizaciones relacionadas con la creación de nuevos negocios.

El desarrollo de un superalimento en base al ancestral fruto de nuestra tierra: el Piñón, fue la idea ganadora de cinco estudiantes de enseñanza media de Santa Bárbara en la primera versión de la iniciativa “Energías para el futuro”, programa desarrollado por el Centro de Emprendimiento Colbún (CEC) en la Región del Biobío y que fue financiado por CORFO, con el que las alumnas comienzan su camino como emprendedoras.

Ana María Fernández Lipimán, Nicol Quiroz Peña, Paloma Navarro Salamanca, Daniela Pérez Huenupe y Nakitza Castillo Aguayo, todas alumnas de 3er año medio del Liceo Cardenal Antonio Samoré de Santa Bárbara (CAS) -especialidad de gastronomía-, tuvieron la oportunidad de pasar 2 días en la Región Metropolitana para mostrar y hablar del superalimento que desarrollaron, denominado  “Chavy Pehuén”.

Las jóvenes emprendedoras visitaron las oficinas de Colbún, tuvieron la oportunidad de presentar el súper alimento al restaurante Peumayén de barrio Bellavista (quienes destacan la gastronomía de los pueblos originarios) para que sea incorporado en la carta del establecimiento; además de conocer las dependencias del FabLab de la Universidad de Chile (ubicado en Beaucheff), con quienes comenzaron a explorar la posibilidad de establecer un plan de escalamiento del producto.

“Para nosotras fue una motivación poder rescatar un producto olvidado de nuestra etnia mapuche. El consumo del Chavy es una tradición de las rogativas (Ngellipun) que se hacen el Alto Bío Bío, para rogarle a Dios por la tierra, por los piñones y el alimento. Nosotras con este proyecto queríamos que la gente lo conociera”, afirma la alumna Ana María Fernández Lipimán.

Vanessa Muñoz, Coordinadora de Pre Incubación del CEC y encargada del proyecto “Energía para el Futuro”, afirma que el proyecto ganador tiene un alto grado de innovación y rescate de lo local, con un gran sentido de pertenencia de las tradiciones Pehuenches, y esto es lo que hace tan atractivo. “El piñón es altamente consumido en la región pero no en este formato, ya que solamente se  prepara como acompañamiento en las comidas principales o se come como fruto”.

𝗖𝗼𝗺𝗽𝗮𝗿𝘁𝗶𝗿: