Después del éxito obtenido en 2018, cervecería Kross decidió relanzar para esta temporada su Summer Ale, una cerveza experimental que promete refrescar el paladar más seco; manteniendo la fórmula del año pasado, pero agregando un toque de jugo de naranja para darle mayor complejidad y refrescancia.

Esta cerveza destaca por sus aromas tropicales y cítricos, los cuales provienen de una variedad de lúpulo denominada Sabro, que nace del cruce entre lúpulos norteamericanos y una variedad salvaje de la cordillera de México.

Asbjorn Gerlach, cofundador y maestro cervecero de Kross, explica que esta cerveza marida de forma excepcional con el “Tártaro de atún” de la nueva carta de los KrossBar, donde las notas cítricas del lúpulo y del jugo de naranja en la cerveza hacen un juego perfecto con las notas de jengibre de la salsa del atún. “Mientras que la textura cremosa de la palta y el sabor umami de la salsa de soya armonizan perfectamente con los toques de crema de leche del lúpulo. Al final, la alta carbonatación de la cerveza deja el paladar limpio y reseteado para la próxima explosión de sabores”, agrega Gerlach.

La Summer Ale en boca se percibe mandarina, naranja, piña, coco y algo de crema de leche; una mezcla que se asemeja a la típica piña colada, pero para cerveceros. Lo cierto es que es bien liviana, aromática e increíblemente refrescante, ideal para la nueva temporada de calor que se avecina.

La Summer Ale cuenta con 4,9 grados de alcohol y estará disponible exclusivamente en los KrossBar.